Penalizaciones de Google: Evitar y recuperarse

Si estás leyendo esto es porque quizá tienes alguna web en Internet, ¿Quizá un blog personal? ¿O una e-commerce? ¿Una página representativa de tu empresa? Ahora imagínate lo que pasaría si de repente sencillamente desaparece de los resultados de Google.

Tipos de penalizaciones y quién te ha penalizado

Todos sabemos que el posicionamiento web es tanto un trabajo metódico como un arte. A veces, si tu consultor SEO no sabe lo que hace puedes tener graves problemas (os recomiendo este artículo de iSocialWeb sobre los estafadores en el mundo del SEO: ver aquí).

Lo primero que hay que saber es los tipos de penalizaciones que existen:

    • Penalización algorítmica: En este caso es un algoritmo que detecta que tu página web incumple las bases del buscador. Así, te aplica una sanción que puede ser la bajada de posiciones en las SERP’s. Si este fuera el caso, no recibirías ninguna notificación.
    • Se da cuando tu página hace saltar las alarmas del buscador por incumplimiento de directrices y un trabajor de Google te aplica la penalización de modo manual. También puede pasar que alguien le mande un informe de Spam a Google y éste estudie el caso y te acabe penalizando.

Con el aumento de SPAM y el endurecimiento de las directrices de Google, éstos dejaron claro su interés por luchar contra todo tipo de página que estuviera fuera de las directrices del buscador. Así lo que hicieron fue crear su propio ejército de animales capaces de combatir estas páginas. Sus soldados son los siguientes:

  • Pingüino: Es el algoritmo asociado a los enlaces. Éste persigue todas aquellas páginas que intentan manipular los resultados mediante los enlaces artificiales.
  • Panda: Es el algoritmo asociado al contenido. Se creó en febrero de 2011 y persigue las páginas con contenido pobre, copiado, anuncios en exceso, etc.

Perfecto. Ahora ya sabemos los tipos de penalizaciones que existen y contra quien nos enfrentamos. Vamos a ver cómo podemos intuir si nos van a penalizar.

Los síntomas de una penalización

A todos nos ha pasado que de un día para otro caemos alguna posición y/o nos baja el tráfico, entonces nos empezamos a temer lo peor: Una penalización de Google. Una penalización conlleva todas o algunas de las siguientes opciones:

  • Google deja de indexar nuestro dominio
  • Dejamos de estar posicionados para alguna palabra clave
  • Algunas páginas de nuestro dominio desaparecen de los buscadores
  • No aparece nuestro dominio cuando lo buscamos por su nombre
  • Nos llega una notificación de penalización al Webmaster de Google

Evitar y recuperarse de una penalización

Ahora que ya sabemos lo que hay, veamos lo que tenemos que hacer cuando la penalización sea de contenido (Panda) o de enlaces (Pingüino).Si es el algoritmo del Panda, está claro que nuestro problema viene por el contenido, entonces mis recomendaciones serían las siguientes:

  • Revisa que no tengas contenido duplicado: Crea siempre contenido de calidad único y original, será la mejor manera de conseguir tráfico orgánico y afianzar nuestros lectores.
  • Revisa a quien enlazas: Si los enlaces exteriores dentro de tu texto no tienen sentido y no están contextualizados, Google lo detectará. No tengas miedo a enlazar a otras páginas de contenido que refuerzen tu texto, es la mejor manera de decirle a Google que eres transparente.
  • No llenes de publicidad tu página: El exceso de publicidad es contrario a las directrices de Google puesto que lo importante para el buscador es ofrecer contenido de calidad al usuario, no enriquecer a la otra persona.
  • Evita sobreoptimizar la página: Busca siempre la naturalidad y escribe para el usuario y no para los robots. Una página llena de palabras clave y texto sin sentido es un grito de alerta al Panda, así que sé natural tanto en texto como en estructura.

Si es el algoritmo del pingüino, está claro que nuestro problema viene por los enlaces, así que te recomiendo que:

  • Verifica desde que página te enlazan: Puede ser que estén mandando enlaces desde páginas que saben que te perjudicarán. Lo mejor que puedes hacer entonces es mandar un email a Google desde el Webmaster para pedir que te quiten dichos enlaces.
  • Comprueba tu estructura de enlaces: Si has hecho muchos enlaces con una palabra clave y mágicamente has dejado de aparecer en los resultados por esa palabra, Google te ha fichado y lo mejor que puedes hacer es limpiar esos enlaces y hacerte marca (versiones de tu nombre de dominio y extensión).
  • No tengas enlaces en blogrolls: El problema de los blogrolls es que te hacen aparecer en todas las páginas de un mismo dominio. Eso significa que si te pones una keyword en ese enlace, se te descompensaría la estructura de enlaces y eso no te interesa.
  • Menos enlaces y de calidad: Cada vez la cantidad importa menos y la calidad más. Así que si tienes que perder enlaces de baja calidad como directorios, etc. Hazlo sin dudarlo y vuelve a empezar antes que acabar en la lista negra y nunca más volver a aparecer.

Leave a Reply